Make your own free website on Tripod.com

Instituto Vital   Instituto Vital

Nutrición

Volver a inicio

¿Quienes Somos?

Efectividad de los cursos

Requisitos y Certificación

Inscripción y Costos

    La alimentación es un principio de funcionamiento de todo ser u objeto que tiene una vida, ya sea esta permanente o temporal. Por ejemplo: el combustible para los vehículos automotores, el Sol para los vegetales, los alimentos para los seres humanos, un buen poema, una buena canción, también son alimentos.

    Algunos de estos alimentos los tomamos libremente de la naturaleza como el aire, pero los que no, sugieren y tienen un costo, una carga, una presión. El combustible de los vehículos es un fastidio, un problema, no sólo ambiental sino en egresos monetarios. A nadie le alegra ir a comprar combustible, ni aceite y menos hacer reparaciones. Algo similar ocurre con nuestro cuerpo, tenemos que adquirir los alimentos con tal frecuencia que por haberse transformado en hábito, quizás no hayamos notado que es uno de los grandes problemas de la humanidad y quizás de nuestra salud física, mental y hasta espiritual.

    Los alimentos corrientes hay que adquirirlos en el mercado ya sea pidiéndolos en delivery o yendo personalmente, escogerlos, transportarlos, pagando. Luego, almacenarlos, ver si hay combustible o electricidad para cocinarlos, ollas, condimentos, refrigeración, recetas. Y, todavía no empezamos a prepararlos. La preparación implica otro problema: ¿Qué preparo hoy?, porque si no, escucharemos: todos los días lo mismo!!, esto ya lo comimos esta semana !!, estar pendiente de la cocción, pelar, moler, batir. Y, todavía no empezamos a comer. Al comer, es otro pequeño trauma. Servir los platos, reunir a la familia, propiciar la unión, alguien no quiere comer, a alguien no le gusta, que muy poquito, que mucho. Alguien no quiere hablar de un tema, otro ve televisión, están apurados, etc.

    Luego, no termina todo, se tienen que recoger los platos utilizados, lavarlos, lavar ollas, limpiar la cocina, etc. etc. etc. Todo esto todos los días de nuestras vidas...

    Muchos pensarán que la comida es uno de los placeres de la vida, pero realmente es un grueso error. El hecho de sentir placer por la comida se debe a un mecanismo de supervivencia de la especie, de cualquier especie. El hambre y el gusto se vuelven cómplices para que la especie no muera por falta de alimentos y nos hacen creer que es lo mejor. Los alimentos son sólo eso, alimentos y no podemos depender de ellos, sino que nosotros tenemos que dominar este aspecto tan trivial. Muchas veces estamos dominados por la moda, los tabúes, el que dirán y, entre estas dominios algunos están dominados por la comida.

    Entonces, en este primer esbozo, sugerimos que se coma de acuerdo a aspectos racionales. Comer para vivir y no vivir para comer. Ningún conductor estará contento con gastar continuamente en combustible ni pensará que el combustible es un bien, es parte de una carga pesada que deberá tratarse como lo que es. Igualmente nadie pondrá un aceite de mala calidad en su motor. Muchos cuidamos a nuestros autos mejor que a nosotros mismos y esto escapa a toda racionalidad y principio de evolución.

    Por ello, recomendamos comer sólo lo necesario, no con mal sabor, no comida de sacrificio, sino, lo justo, el justo equilibrio para vivir plenamente, pero, lo más importante es que la comida deje de ser una angustia, un ansia, o una de los objtivos de la vida. Estas preocupaciones, tiempo y energías es mejor utilizarlas en aspectos mucho más importantes y enriquecederas. como por ejemplo:  la poesía, la meditación, el estudio, hacer el bien y dejar de pensar un poco en el comer. Por supuesto, algunas personas con problemas de ansiedad de comer tendrán mayores dificultades, por ello, las diversas terapias que aplicamos no solo orientan la manera correcta de alimentarnos, si no que también por medio de los ancestrales métodos, se elimina toda ansiedad malsana.

    El comer alimentos cocidos más allá de las ocho horas, es contraproducente. Es decir, que si ingerimos alimentos cocidos a la una de la tarde podemos seguir comiendo hasta las 9 de la noche. Fuera de las ocho horas, sólo alimentos crudos y principalmente frutas. Podemos desayunar sólo frutas, sumos, extracto o jugos de piña, zanahoria, frutas secas, nada cocido, si tenemos hambre durante el resto de la mañana, más frutas. En el almuerzo podemos comer de todo, menos frutas. Frutas como postre es algo tóxico, ya que se fermentan velozmente.

    Para aquellos que deseen bajar de peso, pueden seguir este régimen, comiendo un almuerzo normal y en la noche sólo sopa de verduras con algo de fideos, pueden tomarse dos platos si gustan, pero más nada. Lo que si debe tener un germinado, por ejemplo de trigo, alfalfa, frijol chino o loc tau, etc. ¿Saben hacer germinados?. Eviten las carnes rojas y la leche de vaca. Otros regímenes para la obesidad mórbida si pueden contemplar la ingesta de carnes bajo ciertos controles.

    En el párrafo anterior indicaba que no debe ingerirse alimentos cocidos por más de ocho horas. Esto fue descubierto hace muchísimos años por Sócrates. Se debe a que el cuerpo necesita distribuir su energía para hacer otros procesos como eliminar desechos, regenerar células, combatir enfermedades, etc.

    Sucede que al ingerir alimentos cocidos, el bolo alimenticio demora en digerirse, asimilarse y expulsar los desechos. Si desayunamos por la mañana algo cocido y peor si es algo difícil de digerir como algunos tipos de grasas, o alimentos mal combinados, tendremos ocupaba una cantidad importante de energía en proceso de ingesta y digestión por la mañana. Luego a mediodía nuevamente hacemos proceso de ingesta de alimentos, mientras que lo que ingerimos por la mañana está en el proceso de digestión, duplicando la energía y atención del cuerpo. Por la tarde o la noche nuevamente ingerimos alimentos cocidos, y lo de la mañana ya se encuentra en proceso de evacuación, lo de la tarde en digestión y lo que acabamos de comer en ingreso.Esto hace que tripliquemos la atención del cuerpo en todo el sistema de alimentación dejando de lado muchos procesos lo que a la larga puede traer consecuencias graves.

    Ya hemos visto que la alimentación es realmente una carga más que un placer, es un mal necesario, pero por procedimientos de preservación de la especie, hace que busquemos, ansiemos  alimentarnos, pero no es más que parte de un mecanismo instintivo, de nuestro orígenes más remotos como especie. Actualmente, deberíamos pasar a formas mucho más evolucionadas de ingerir los alimentos. Por ello, si ingerimos comidas cocidas sólo por ocho horas, es decir, en este lapso, no comer ocho horas seguidas por supuesto, estaremos protegiendo al resto de las funciones del cuerpo, así como cuidaremos nuestro peso, estética, sobrecargas funcionales y estaremos a tono con mejores disposiciones anímicas y espirituales que propiciarán mejores elementos para mayor evolución ontológica.

    La recomendación de ingerir sólo alimentos crudos, frutas, sumos, por la mañana, nada cocido, salvo algún té de hierbas o matés como lo llaman en algunos países. Es cuestión de costumbres. Conozco a cientos de personas que tienen este tipo de prácticas hace muchos años sin ningún tipo de problemas y con mejor ánimo y salud. Luego a la una o dos de la tarde se comerá alguna comida completa, en donde se puede ingerir pan, cereales, legumbres, no carnes rojas, las carnes blancas y los peces es un mal menor.

    Si se desea un régimen de tipo vegetariano o lacto ovo vegetariano, será preferible. Pruebe el cambio, no se arrepentirá.

    Ya hemos visto que la alimentación es sólo una necesidad, no vamos a evolucionar comiendo más, por el contrario, el exceso de comida y su adicción a ella es parte de ansias y problemas con la salud, costo, siendo mucho más importante el empleo del tiempo en procesos evolutivos de crecimiento del Ser, la cultura, filosofía, poesía, meditación, yoga, arte, etc. Parte del proceso de alimentación tiene que ver con la no alimentación física, sino con la limpieza interna, siendo ello el denominado ayuno. Es algo así como comer todos los días en mismo plato sin lavarlo, no exactamente, pero podríamos hacer esta analogía, o como trabajar todos los días sin domingos ni feriados intermedios.

    El cuerpo es nuestro único vehículo en esta vida, salvo que deseemos desencarnar pronto. No tenemos otro cuerpo de repuesto !!. El cuerpo es lo más preciado y valioso que tenemos, debemos cuidarlo desde los cabellos hasta los dedos de los pies. Cuando darían los calvos por un poco de pelo, las operaciones de implantes son muy costosas y no quedan bien. Cuando daría un invidente por nuestros ojos, o un mudo por el habla. Un manco o cojo por su normalidad. Nosotros somos millonarios teniendo un cuerpo sano.

    Nadie le echa aceite de mala calidad a su auto o kerosene de combustible, frecuentemente cuidamos mejor al automóvil que a nosotros mismos, porque nos cuestan los repuestos, pero, también nos cuestan las medicinas y la intranquilidad que da la mala calidad de vida.

    Por ello, otra practica saludable, sabia, disciplina de forja del carácter, es el ayuno. Asimismo, el consumir aceites de "primera presión en frío", no consumir líquidos dos horas antes de dormir, ingerir las vitaminas y minerales extras con los últimos descubrimientos, saber todo sobre los antioxidantes y muchos otros aspectos que le enseñamos en nuestros cursos.