Make your own free website on Tripod.com
Instituto Vital   Instituto Vital

Estudio Astrológico Personal

Volver inicio

¿Quienes Somos?

Efectividad de los cursos

Requisitos y Certificación

 

GRATIS ESTUDIO DE PRUEBA

Envíe hora exacta de su partida de nacimiento, lugar y fecha

no tengas miedo, no tengas sufrimiento, la misma energía que mueve al universo es la misma que guía tu existencia..."

La astrología y la astronomía son antiquísimas. Sus raíces de origen bien pueden suponerse en aquel primer gesto de asombro que debió hacer el primer ser humano que levantó la cabeza y vio el indefinido espacio en que brillaban incontables astros existiendo evidencia en restos de hace 20,000 años en huesos de reno y mamut.

No son pocas estas evidencias arqueológicas del interés o curiosidad que algunas remotas civilizaciones sintieron por desentrañar el misterio cósmico que alumbraba sus miedos nocturnos. Obviamente, las observaciones fueron directas, ‘con los propios ojos’, debido a la incapacidad de procurarse una mínima ayuda instrumental; y las primitivas interpretaciones debieron ser muy elementales y en concordancia con el incipiente grado del desarrollo mental y el casi nulo grado de evolución de conciencia.

El penoso proceso de observación y de tosca interpretación del significado que se atribuía a aquellas remotísimas luces titilantes es probable que hayan durado largas centurias antes de alcanzar la concepción definitiva de su presunta o real vinculación con el destino y avatares de los seres humanos.

En todo caso, los conocimientos así conseguidos, acumulados y perfeccionados tan laboriosamente representan un valioso compendio de la sabiduría inicial de la especie humana, que los antiguos llamaron Astrología o "ciencia celeste".

Hoy en día, se subestima la valía y se menosprecia los valores de arte y de ciencia que la Astrología contiene, no obstante que sería injusto olvidar el inestimable contingente de sus aportaciones a la creación y desarrollo de la Astronomía, de la que fue predecesora.

Cuenta una anécdota que al burlarse públicamente de la Astrología un presumido dilettante, en presencia de Newton, éste le respondió, sarcásticamente: "Lamento discrepar con lo que usted, temerariamente, afirma. Si nunca hubiese yo tenido ocasión de observar la armonía perfecta de los astros en movimiento tal vez habría caído en el mismo error de los que están aplaudiendo su ignorancia", tal fue Mr. Halley, famoso por sus estudios sobre los cometas.

Algunas de las críticas más punzantes tendentes a desprestigiar a la Astrología empiezan por definirla como ‘ciencia a medias’ y acaban desconociendo su validez. Con esto se pretende plantear la alternativa de elegir entre dos extremos: que si realmente es una ciencia la Astrología, entonces es una ciencia inacabada, incompleta, superficial...; y que si ha perdido vigencia, eso significa que ya no existe. De ahí a calificarla de charlatanería pueril e inútil, hay pocos pasos.

Probablemente, la mayor contribución al desprestigio de esta "ciencia sagrada", sobreviviente de la Antigüedad, debe haber sido la vulgarización de los horóscopos en los medios masivos, a los que generalmente se les reconoce como la principal o única actividad de la Astrología.

Hoy en todo el mundo ha florecido el negocio de los horóscopos a través de la prensa escrita, audiovisual y cibernética. Ofrecidos como medio inofensivo de entretener el ocio, o mitigar supersticiones latentes, o influenciar voluntades subliminalmente, o por los motivos que fuera..., lo evidente es que los horóscopos son un hecho social real, no imaginario; una realidad presente en Oriente y Occidente y... multitudinariamente aceptados por todas las culturas y razas.

El error, grave y lesivo, que ha contribuido al descrédito parece haber sido el echar en un solo saco todos estos variados intereses de mercado irreverentemente mezclados con tradiciones tan antiguas del acervo cultural de la Humanidad.

En 1927 Evangeline Adams publicó el best seller "Your place in the sun" que marcó el punto de partida para el renacimiento de la astrología en los Estados Unidos, y desde allí al resto del mundo. Tres años después Evangeline había hecho un total de ciento cincuenta mil horóscopos por encargo, y un año más tarde tenía una demanda de cuatro mil en promedio diario.

No está en el ánimo nuestro censurar los horóscopos elaborados en serie que se distribuyen a través de los medios masivos de comunicación. Sólo quisiéramos señalar el desconocimiento flagrante, y la falta de lógica, que descalifican su verosimilitud cuando en un horóscopo se dispensan augurios comunes, idénticos y válidos para todas las personas que han nacido en determinado día, bajo tal o cual signo zodiacal. ¿Todas ellas van a ganar el primer premio de la lotería, o sufrir un accidente de tránsito, o contraer nupcias, o... ?

También es oportuno que aquí señalemos que los estudios astrológicos determinan la existencia, no de un signo sino de tres y más signos astrológicos regentes. Uno está dado por el tránsito del Sol en la constelación correspondiente, otro por la hora y minutos en que aconteció el nacimiento, un tercero por la posición del Sol en la casa astrológica, otro más por los planetas ubicados en la primera casa, etc. Nuestro calendario es solar, se rige por el tránsito del sol por una zona inclinada respecto de su línea ecuatorial y describiendo una colosal curva cerrada que hoy la Astronomía denomina ‘eclíptica’ y en la Antigüedad se la llamaba ‘Camino de Anu’, flanqueado por los caminos de Enlil y Ea, denominación hecha por los sacerdotes caldeos. Es una franja de unos dieciséis grados de ancho en la que existen doce constelaciones llamadas zodiacales porque con ese término se quiso significar ‘ronda de animales’. Otras constelaciones se encuentran fuera de esta franja y para la astrología cuentan de manera diferente.

Especial importancia se concede a la hora exacta del nacimiento, debido a su relación con la aplicación o fuerza energética de los signos zodiacales. Es por la hora del nacimiento que se subdivide los doce signos del Zodiaco en otras tantas doce casas astrológicas, que se superponen, numerándoselas correlativamente, y cuyo significado principal es el siguiente:

Casa I: El carácter, la infancia.

Casa II: Finanzas, las condiciones monetarias.

Casa III: Viajes cortos, inteligencia práctica, relaciones con los hermanos.

Casa IV: Hogar paterno, la patria, adquisición de muebles.

Casa V: Hijos, enamoramiento, arte.

Casa VI: Trabajo, subalternos, servidumbre, salud... (hasta la Casa XII)

Casa VII: Matrimonio, socios, parejas, política, enemigos declarados.

Casa VIII: Energía interna, sexo, transmutación, magia, esoterismo, muerte.

Casa IX: Extranjero, filosofía, idiomas, estudios superiores, viajes largos, religiosidad.

Casa X: Posición social, política, profesión, rango, honor.

Casa XI: Amigos, protectores, círculos institucionales.

Casa XII: Depresiones, encarcelamiento, soledad, enemigos secretos, destierro, cosas ocultas.

¿Es una ciencia la Astrología? definitivamente que sí; lo es desde la más remota antigüedad. Cuenta con cálculos matemáticos, observaciones experimentales y leyes demostrables por la ciencia actual.

Esta ciencia celeste es uno de los pilares en que se apoya el desarrollo de la mística y la comprensión del funcionamiento de la vida, el entendimiento de los procesos evolutivos y de los estados de conciencia.

Con nuestro Estudio personalizado, Usted tendrá una herramienta verdaderamente útil, bajo estos 12 aspectos principales de toda persona, que lo guiará tal cual el mapa vial por carreteras desconocidas. La ventaja de contar con un mapa que lo guie por la vida, es una ventaja que lo diferenciará de los demás. El éxito es una suma de pequeñas ventajas.

Escríbanos de inmediato, será su mejor decisión institutovital@yahoo.es